Hermanos pequeños y esclerosis múltiple




Jano On-line
26/01/2005

La llamada "hipótesis de la higiene" propone que las infecciones a edad temprana pueden reducir el riesgo de enfermedades alérgicas y autoinmunes, influyendo en el desarrollo del sistema inmunitario. Ahora, un estudio publicado en "JAMA" indica que estar en contacto con hermanos lactantes en la primera infancia reduce el futuro riesgo de esclerosis múltiple.

El artículo viene firmado por investigadores australianos del Menzies Research Institute, que analizaron si la exposición a hermanos pequeños ejerce un efecto protector frente a la esclerosis múltiple. Para ello estudiaron a 136 pacientes con la enfermedad y a 272 controles. Sus resultados muestran que estar en contacto durante más de 5 años con un hermano pequeño se asocia a una reducción del riesgo del 88%.

JAMA 2005;293:463-469

Fuente: http://db.doyma.es/cgi-bin/wdbcgi.exe/doyma/press.plantilla?ident=37047



Australia.-El contacto entre hermanos pequeños disminuye hasta un 88% el riesgo de esclerosis múltiple en la edad adulta

25/01/2005 


MADRID 25 (EUROPA PRESS)

El contacto entre hermanos menores de 6 años disminuye hasta un 88% el riesgo de esclerosis múltiple en la edad adulta según un estudio basado en la hipótesis de la higiene una teoría que sugiere que un mayor contacto a agentes infecciosos durante la infancia fortalece el sistema inmunológico. Las conclusiones de esta investigación realizada por científicos del Instituto de Investigación Menzies de Hobart (Australia) se publican en el ´Journal of the American Medical Association´ (JAMA).


Según los expertos los adultos que informan de un largo tiempo de exposición a hermanos menores durante sus primeros 6 años de vida tienen un menor riesgo de esclerosis múltiple (EM). La "hipótesis de la higiene" propone que las infecciones a edad temprana pueden reducir el riesgo de desórdenes alérgicos y autoinmunes y puede influir en el desarrollo del sistema inmunológico.


Los hermanos más pequeños pueden ser importantes porque los niños pequeños proporcionan un recurso de infecciones virales comunes. Se sabe que la reexposición a infecciones virales activas fortalece la inmunidad. La protección ante las infecciones infantiles se asocia con el desarrollo de la esclerosis múltiple a través de su vinculación con varias de las características de esta enfermedad.

Los científicos buscaban determinar si la exposición a los hermanos pequeños en la infancia se asociaba con el riesgo de esclerosis múltiple y explorar el posible mecanismo de algún efecto protector como un nivel elevado de anticuerpos para el virus de Epstein-Barr (VEB).


El estudio dirigido en Tasmania (Australia) entre 1999 y 2001 incluyó 136 pacientes con una media de edad de 43 5 años a los que se sometió a imágenes de resonancia magnética con las que se confirmó la esclerosis múltiple y 272 sujetos control con una media de 43 6 años emparejados según sexo y año de nacimiento.

Los investigadores descubrieron que el incremento en la duración del contacto con hermanos menores de dos años en sus primeros seis años de vida estaba asociado con un riesgo reducido de esclerosis múltiple: de 1 a 3 años de contacto se correspondía con un 43 por ciento menos de riesgo; de 3 a 5 años con un 60 por ciento menos y con un riesgo de menos del 88 por ciento en el caso de un contacto superior a los 5 años.

Los científicos también descubrieron que un historial de exposición a los hermanos menores se asociaba con una respuesta reducida de inmunoglobina G (IgG) (una de las clases principales de inmunoglobina, la principal respuesta del cuerpo frente a la infección) al VEB entre los sujetos control. Los controles con al menos un año de contacto con un hermano más pequeño tenían un riesgo reducido de mononucleosis (infección vírica aguda causada por el VEB) y un riesgo reducido de combinación elevada de VEB IgG comparado con otros controles. Estudios anteriores han mostrado que la infección por mononucleosis y los niveles elevados de VEB IgG aumentaban el riesgo de esclerosis múltiple posterior.

Según los expertos se requieren trabajos posteriores que confirmen estos descubrimientos y desvelen los mecanismos subyacentes. Sin embargo según los investigadores el descubrimiento de que el contacto entre niños en la infancia estaba asociado con niveles reducidos de anticuerpos del VEB y una reducida probabilidad de infección por mononucleosis entre los controles sanos fortalece la inferencia de que el contacto infantil en la edad temprana puede alterar los patrones en las infecciones infantiles así como las respuestas relacionadas con el sistema inmune y reducir el riesgo de esclerosis múltiple.

Fuente: http://profesional.medicinatv.com/noticias/default.asp?codigo=321105



26 de enero de 2005

DM. Nueva York

El contacto con otros niños reduce el riesgo de EM

El contacto con otros niños puede disminuir el riesgo de esclerosis múltiple, según un estudio realizado por especialistas del Instituto de Investigación Menzies, en Australia, que se publica en JAMA.

Los adultos que han tenido un mayor contacto con sus hermanos durante los primeros seis años de vida tienen un menor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple (EM), según un estudio del Instituto de Investigación Menzies, de Hobart, en Australia, que se publica hoy en The Journal of the American Medical Association.

El trabajo, coordinado por Anne Louise Ponson, vuelve a llamar la atención sobre la hipótesis higienista, que sugiere que las infecciones pasadas en los primeros años de vida disminuyen el riesgo de desarrollar alergias y enfermedades autoinmunes. "Tener hermanos puede aumentar el riesgo de infecciones a esa edad, mientras que la falta de contacto con otros niños puede asociarse a la aparición de enfermedades autoinmunes", apunta Ponson.

Resonancias

Para comprobar esta hipótesis, los investigadores analizaron las resonancias magnéticas de 139 niños con EM y de 272 que no presentaban la enfermedad. Asimismo, estudiaron distintos factores asociados a la relación mantenida con sus hermanos y las enfermedades pasadas durante la infancia. Los resultados mostraron que los contactos prolongados con un hermano estaban asociados con una reducción de la respuesta IgG al virus Epstein-Barr (VEB) en el grupo de control.

En este mismo grupo, los niños que tuvieron contacto con un hermano de al menos un año de edad tenían un menor riesgo de mononucleosis y menos títulos de IgG frente al VEB en comparación con los demás participantes.

"El aumento del contacto con un hermano de dos años de edad durante los seis primeros años de vida se asoció con un menor riesgo de EM, alcanzando una reducción del 43 por ciento cuando el contacto es con niños de entre uno y tres años de edad".

Los autores creen que este hallazgo debe ser analizado con cautela y que es necesario realizar trabajos más exhaustivos para confirmar los resultados.


* (JAMA 2005; 293:463-469)

Fuente: http://www.diariomedico.com/edicion/noticia/0,2458,586464,00.html