Unos investigadores exploran el riesgo entre la combinación de genes y virus



26 Marzo 2008

Un nuevo estudio apunta que si una persona tiene unos genes concretos y altos niveles de anticuerpos de un virus especifico, el riesgo de que desarrolle EM aumenta de forma considerable, mucho más que si sólo tiene factores de riesgo. Los Drs. Philip De Jager, Alberto Ascherio y sus colegas de Harvard, junto con otras instituciones, vieron que aquellos factores de riesgo en la EM - un gen inmune conocido como HLA DR15 y anticuerpos del virus Epstein-Barr en sangre - tenían 9 veces más probabilidades de desarrollar EM que los que sólo tenían bajos niveles de anticuerpos del virus. El estudio, publicado en la revista Neurology en el número dedicado a la EM, acentúa la importancia del estudio ya que se conoce muy poco sobre las interacciones entre genes y el medio ambiente que contribuyen a la susceptibilidad a la EM.

Fundamento: Se cree que la EM sucede cuando esos genes susceptibles se topan con algo en el ambiente que les ataca la inmunidad de esa enfermedad neurológica. Aunque varios genes contribuyan probablemente a la susceptibilidad, hay genes concretos que ya han mostrado que son altamente susceptibles a la EM, los llamados HLA DR15, que ayudan al control del sistema inmune que identifica objetivos. Muchos agentes infecciosos han sido investigados como posibles dianas de la EM, pero ningún virus o bacteria ha podido ser probado como causante de la enfermedad. A pesar de que estudios previos sugerian que el hecho de haber pasado una infección de mononucleosis (causada por el Epstein-Barr virus, “EBV” ) o altos niveles de anticuerpos en la sangre que incrementaban el riesgo de desarrollar EM.

Este estudio: Los investigadores utilizaron datos del Estudio de Salud de Enfermería, que están basados en una serie de cuestionarios que siguen factores de riesgo de enfermedades crónicas en enfermeras. Se centraron en 148 mujeres con EM que habían dado muestras de sangre para el estudio, y se equipararon con 296 enfermeras sin EM que también habían proporcionado muestras de sangre. En las muestras de suero sanguíneo,  identificaron los genes HLA DR 15 y también evaluaron anticuerpos para EBV. Como en estudios anteriores, se vio que al tener genes HLA DR15 confería un riesgo de casi 3 veces mayor que desarrollar EM, en comparación con aquellos casos sin EM. Lo que es nuevo en este estudio es que compararon el riesgo de aparecer la EM tanto en los que presentaban ambos factores como los que no presentaban ninguno. Y vieron que las mujeres con ambos HLA DR15 y altos niveles de anticuerpos EBV, tenían 9 veces más probabilidades de desarrollar EM que las que no tenían esos genes y bajos niveles de anticuerpos.

Implicaciones: Hacen falta más investigaciones para confirmar las conclusiones de este estudio, de una población relativamente pequeña, y para determinar si se aplica a otras poblaciones, hombres
incluídos. Además, incluso si la combinación de estos factores aumenta el riesgo para algunas personas, ese riesgo es todavía pequeño. Sin embargo, este enfoque es importante porque muestra los efectos de esta combinación de factores en la EM, una enfermedad compleja que hasta ahora ha dado múltiples y a veces contradictorios resultados, en cuanto a factores de riesgo y a las posibles causas de la enfermedad. 

En un editorial que acompaña a este artículo, la Dra. Ruth Ann Marrie (Universidad de Manitoba, Winnepeg) expresa unos comentarios sobre la importancia de estudios como éste. Señala que una posible razón de que estudios centrados sólo en factores de riesgo hayan sido inconsistentes en EM, puede ser debido a que la EM entraña "múltiples factores de riesgo interactuando tanto desde el campo genético como del ambiental". En esta línea, una de las principales prioridades de una reciente investigación identificada por la MS Sociedad Nacional sobre la epidemiología de MS, es la interacción entre genes y posibles ataques medioambientales.


Fuente: http://www.nationalmssociety.org/news/news-detail/index.aspx?nid=203
Traducción: Rita Puentes
Adaptación: Lluís Compte