ESPASTICIDAD

barra separadora

Dr. D. Fernando Castellanos Pinedo
Neurólogo Colaborador de la AEDEM




Fuente: http://www.alcavia.net/acodem/informes.htm#informe11






Una nueva molécula podría ser útil en rigidez y espasticidad

Un antagonista del receptor del AMPA podría convertirse en un nuevo tratamiento antiespasmódico en la lesión medular e isquemia, entre otras enfermedades, según revela un experimento murino.


DM Nueva York
17/10/2007





La rigidez y la espasticidad crónicas, dos de las consecuencias de las lesiones en la médula espinal, podrían contar con un nuevo tratamiento, según se desprende de un trabajo que ha realizado un equipo de científicos de la Universidad de California en San Diego. El estudio, que se publica hoy en Journal of Neuroscience, ha sido dirigido por Martin Marsala, profesor del Departamento de Anestesiología en el citado centro, y ha demostrado la eficacia de un receptor antagonista del AMPA, tezampanel (NGX424), en el tratamiento de ratas con lesión medular. La molécula ha sido desarrollada por una compañía con sede en La Jolla (California), llamada TorreyPines Therapeutics.

"La hipertonía y los espasmos descontrolados son dos graves complicaciones tanto de las lesiones medulares como de los accidentes isquémicos", explica Marsala. Además, otras enfermedades que pueden conllevar rigidez y espasticidad son el mal de Parkinson, la esclerosis múltiple y la parálisis cerebral.

El tratamiento más eficaz para estos síntomas es un agonista del receptor GABA-B; sin embargo, según indica Marsala, este fármaco a menudo produce tolerancia en el paciente y hay que elevar la dosis para obtener el efecto deseado.

"Por eso es muy importante desarrollar un nuevo tratamiento para el control de la rigidez. Este inhibidor del receptor de AMPA ofrece una vía nueva que aún no ha sido explorada por otros fármacos".

Los autores del trabajo han demostrado que el antisentido GluR1 -que bloquea la expresión de una de las subunidades del complejo receptor de AMPA- obtiene un efecto antiespasmódico similar.

Esto apoyaría la hipótesis del papel que los receptores de AMPA juegan en la aparición de la rigidez y la espasticidad. Marsala recuerda que aún hacen falta estudios de seguridad con animales antes de iniciar ensayos clínicos.

Sin embargo, los datos disponibles no indican toxicidad con la infusión de la molécula.

http://www.diariomedico.com/edicion/diario_medico/mi_dm/biotecnologia/genomica/es/desarrollo/1046738_04.html